fbpx

La carrera por tomar la fotografía en el punto más profundo del océano: una imagen bajo 10.000 metros

0

Uno de los datos más curiosos que siempre sorprenden a los que lo leen es que ha ido más gente a la luna que al lugar más profundo de la Tierra, debajo de los océanos. Ese punto es la fosa de las Marianas, en el océano Pacífico, al sur de Japón y bajo bandera estadounidense. Allí es donde se han hecho las fotografías más profundas.

-Publicidad-

Las profundidades de los océanos es una inexplorada por las dificultades técnicas y el coste que supone una expedición a esos puntos. De hecho, seguro que conoces a uno de los que han bajado. Ni más ni menos que James Cameron, el famoso director de cine. Él desarrolló una de las cápsulas más avanzadas para grabar en 3D la profundidad de la fosa. Y es parte importante, por lo tanto, de su historia.

Las dificultades de bajar a más de 10.000 m de profundidad

La fosa de las Marianas alcanza en su punto más profundo los 11.034 m, en el abismo de Challenger. Se extiende a lo largo de unos 2.550 kilómetros con una anchura de 69 en forma de media luna. Si metiéramos el monte Everest en su interior, todavía quedarían miles de metros por cubrir. La supervivencia humana es imposible sin un vehículo especialmente preparado.

Para que os hagáis una idea, según las declaraciones del propio James Cameron en el documental que hizo, se tarda más de dos horas en descender a lo más profundo. Y la presión es tan alta que las cápsulas de los submarinos tienen un grosor de 90 mm. Así evitan que la presión nos destroce.

Si quieres vivir una aventura en las profundidades extremas, solo tienes que esperar a una nueva alianza de EYOS Expeditions y Caladan Oceanic para que vuelvan a llevar a turistas al abismo de Challenger. Aquel viaje costó 750.000 € por persona.

Podemos encontrar fotografías, pero cuando consiguen alcanzar semejante profundidad, se suele grabar vídeo más que hacer fotografías. Se puede sacar mucho más provecho de una grabación que de un único fotograma. Pero sí que llevan, al menos, una cámara fotográfica.

Muy pocas veces se ha alcanzado la profundidad máxima con tripulación. La última fue el 10 de noviembre de 2020, por un equipo chino con el submarino Fendouzhe (luchador en chino). Batieron un récord que todavía no ha sido superado. Alcanzaron 10.909 m y recolectaron muestras biológicas, sedimentos y rocas del lecho marino.

Hicieron 13 inmersiones antes del récord, y en ocho de ellas superaron los 10.000 m. Lo más increíble de aquella expedición es que la misión fue trasmitida en directo por la emisora ​​oficial CCTV de Beijing y sirvió para demostrar al mundo el avance de China a nivel tecnológico.Ahí la presión es de 1.086 bar, más de mil veces la presión normal al nivel del mar. Lo más grave es que ahí dentro han encontrado plásticos, fruto de la contaminación. Los animales que viven ahí también sufren nuestra presencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.