No más sonidos estridentes en negocios, mercados y barrios de la ciudad de Comayagua

“La gente está equivocada, después de las 10 de la noche tiene que haber completo silencio en los barrios y colonias, los ciudadanos están descansando y no debe haber interrupción alguna y en los mercados evitar la música vulgar, además regular los parlantes, después que no se quejen”, sentenció el encargado del orden público.

Comayagua, Lv.- Existe una ley de policía y convivencia ciudadana que regula la utilización de sonidos, con música suave, instrumental, cristiana, pero muchas personas pasan toda la semana escuchando música desagradable, vulgar e indeseable. Los parlantes, el perifoneo están autorizados, hay permiso para eso, pero no significa que van utilizar estos medios de forma irresponsable, antojadiza y a todo volumen abusando de la tranquilidad y la paz del vecino cercano o de los demás vendedores en los centros comerciales, indicó el juez Felipe A. Arias. 

-Publicidad-

   La policía municipal y nacional es la autoridad inmediata encargada de ejecutar y hacer cumplir las ordenanzas de rigor y al juez de la comuna le corresponde sancionar aquellos ciudadanos que incumplen los reglamentos establecidos, una vez que se investigan este tipo de situaciones. Las normativas regulan parlantes, publicidad, instalación de objetos en vías públicas, maniquíes, escaleras, caretas de carga y otros para agarrar espacio frente a sus negocios. Las aceras son para la circulación de los peatones, las calles a fin de que estacionen los vehículos al lado derecho y la otra para que los automotores circulen sin obstáculos, al igual que los ciudadanos que transitan por calles y avenidas.

   “El ciudadano debe entender que no se le prohíbe ubicar el sonido en los negocios y otros centros comerciales y de servicios, pero tienen que hacerlo de forma regulada, la población no soporta cinco días semanales de sonidos estridentes, aburridos y desagradables al oído de las personas”, dijo Arias. Aclaró que “no vamos extender permisos para los fines de semana porque la gente se enloquece con los ofensivos parlantes, la manera cómo los utilizan y no es posible que afecten a segundas y terceras personas que viven y trabajan en paz”.

 

Martín Zavala/Perioista

Comentarios
X