El contrabando atenta contra la salud, sobre todo en tiempos de la pandemia

La crisis de COVID-19 ha aumentado los peligros que representa el comercio mundial de productos farmacéuticos falsificados, que son ineficaces y fraudulentos, socavando la salud pública

-Publicidad-

El contrabando de productos ha sido un mal endémico en el mundo que ha traído mucho perjuicio y Honduras no se ha quedado al margen de ese ilícito, afectando rubros como el de los fármacos, cigarrillos, bebidas alcohólicas, azúcar, maquillaje, perfumes y ropa.

 El gran problema con los productos de contrabando es que afectan la salud del consumidor, ya que en su elaboración incumplen las regulaciones sanitarias y de etiquetado, y son fabricados con materias primas de baja calidad.

En el caso de los cigarrillos no cumplen con las disposiciones de la Ley Especial para el Control de Tabaco y tampoco con las advertencias de salud autorizadas por el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (IHADFA).

 Incluso según diversos estudios publicados por diarios referentes como The Independet y el Daily Mail del Reino Unido, los cigarrillos de contrabando contienen heces de ratas y químicos letales poniendo en riesgo la salud. Aunado a las terribles consecuencias que trae comprar productos de contrabando, en esta época de la pandemia, pueden venir infectados por Covid 19, debido a que criminales están vendiendo productos sucios e ilegales que vienen de China y otros países, sin registros sanitarios y elaborados sin seguir un control de calidad que asegure hayan sido manufacturados bajo las estrictas medidas de bioseguridad.

La escasez actual de productos médicos y de atención médica está siendo explotada rápidamente por organizaciones delictivas sin tener en cuenta la salud y seguridad del paciente.

 La Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT por sus siglas en inglés) TRACIT advierte de los productos farmacéuticos y productos médicos falseados y de baja calidad: mascarillas quirúrgicas, geles hidroalcohólicos, kits de prueba, termómetros, guantes, desinfectantes y monitores de ingeniería para medir la temperatura del cuerpo / cabeza y las opciones de tratamiento exploradas actualmente, como hidroxicloroquina y azitromicina.

 En su informe TRACIT también advierte que los sitios web de compras por Internet y las populares plataformas de redes sociales ya son vulnerables a las ofertas de productos falsos y fraudulentos, e Interpol informa miles de enlaces a anuncios fraudulentos de productos médicos relacionados con COVID-19. Situación que queda evidenciada en nuestro país que cada día con más las páginas y personas en redes sociales que venden insumos médicos, y los consumidores no conocen su procedencia. De manera que la crisis de COVID-19 ha aumentado los peligros que representa el comercio mundial de productos farmacéuticos falsicados, que son ineficaces y fraudulentos, socavando la salud pública comprobado que son un riesgo.

 Por ahorrarse unos centavos, pueden estar atentando a su salud. En cuanto a los vendedores y dueños de negocios deben ser limpios al no vender contrabando de productos de procedencia dudosa, también es una medida de prevención contra el contagio por COVID-19.

Comentarios
X