Una mujer sale de su casa, se encuentra con una expareja y tras 100 días de desaparecida la hallan muerta en Chile

Con el hallazgo del cadáver esta semana se descartó la hipótesis de un suicidio y el principal sospechoso fue detenido. Este viernes fue judicializado y ha sido considerado "un peligro para la sociedad".

Este viernes, la justicia chilena dictaminó prisión preventiva contra Ricardo Neira, principal sospechoso de la muerte de Carolina Fuentes Bustos, de 42 años, quien fue encontrada muerta el pasado 5 de octubre tras casi 100 días de búsqueda, informan medios locales.

-Publicidad-

El 15 de junio, Fuentes salió de su casa en la capital del país –Santiago– en dirección a Ñuble, su ciudad natal, para realizar un trámite familiar. Luego de cumplir su compromiso se reunió con Neira, residente de esa localidad y con quien había mantenido una relación sentimental años atrás. Pese a que vivían en ciudades distintas y Fuentes era casada, ambos se mantenían en contacto y se visitaban mutuamente.

Carolina fue vista por última vez por sus allegados el pasado 25 de junio. En los primeros días de julio, un hijo suyo, Nicolás Cisternas, recibió varios mensajes de WhatsApp que provenían del número de su madre —que estaba apagado desde el 30 de junio—, pero descartó que se tratara de ella por las «extrañas faltas de ortografía» y porque, según el esposo de Fuentes, Óscar Cisterna,»ella nunca apagaba el celular».

Esta situación alertó a sus familiares, quienes dieron cuenta a los Carabineros, el Ejército y la Policía de Investigaciones de Chile, que extendieron la búsqueda. Este lunes, las autoridades recuperaron un cuerpo en la ribera del río Ñuble y el miércoles la Fiscalía confirmó que se trataba de Fuentes Bustos.

La familia de Carolina siempre sospechó de Ricardo y, tras el hallazgo del cadáver, también las autoridades lo consideraron como el único involucrado y descartaron la hipótesis de un suicidio. De esta manera, la Fiscalía detuvo al sujeto, de 44 años, este 8 de octubre. «A mí no me sorprende, porque todos teníamos la sospecha de que algo le pudo haber hecho [Ricardo]. Él fue la última persona que vio con vida a Carolina», asevera su esposo.

«Un crimen horrible»

De acuerdo con la fiscal de Ñuble, Nayalet Mansilla, Carolina y Ricardo permanecieron juntos entre el 25 y el 30 de junio. La víctima habría fallecido ese último día tras una discusión «en la casa del imputado», luego de la cual ambos abordaron una camioneta. Posteriormente fue agredida con «elementos contundentes» y Neira «procedió a taparle boca y nariz, provocándole la muerte por sofocación», detalla la inspectora.

El juez Adolfo Montenegro dio por acreditado «un delito por femicidio» y concluyó que Carolina falleció «producto de asfixia por sofocación, además de los golpes que tenía el cuerpo».

«El imputado es un peligro para la sociedad, por la gravedad del delito, y así queda configurada la causal para decretar la prisión preventiva», manifestó Montenegro, quien dictó esa orden y estableció un plazo de ocho meses para la investigación.

«Fue un crimen horrible. Que los responsables paguen por esto y que no haya otros casos como el de Carolina», dijo Jeannete Cisternas, cuñada de la víctima.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.