La reactivación del programa ‘Quédate en México’ es muestra de que el Gobierno de López Obrador tiene «una visión humanitaria», afirma subsecretario

El subsecretario mexicano de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, dijo este lunes que la reactivación en EE.UU. de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés) es muestra de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador mantiene una visión humanitaria en su política migratoria.

Unas horas después que la Administración del presidente Joe Biden anunciara el reinicio del programa conocido como ‘Quédate en México’ —mediante el cual EE.UU. deporta hacia su vecino sureño a los migrantes llegados de allí que solicitan asilo, mientras esperan por la resolución de sus casos—, Encinas afirmó que el Gobierno de López Obrador adoptó esa resolución como «una medida de carácter humanitario«.

«Debemos verlo como una muestra más de que el Gobierno de México está priorizando una visión humanitaria en la política migratoria, en lugar de polarizar, no solamente la relación bilateral con los EEUU, sino particularmente el trato a la población migrante», declaró Encinas en conferencia de prensa.

 

De acuerdo con el subsecretario, México adoptó esta resolución en «ejercicio pleno de su soberanía» y como una «medida de carácter humanitario».

«Para que todas las personas que no están en condiciones de retornar a sus lugares de origen, ya sea por condiciones de riesgo frente a la violencia o frente a la persecución política, por condiciones de marginación y pobreza, tengan la oportunidad de permanecer en nuestro país en espera del refugio solicitado en los EE.UU.», aseveró Encinas.

Rechazo a esa política

La Administración de Biden manifestó que buscará finalizar ese programa lo antes posible. Esto después de que un fallo judicial exigió al gobierno federal restablecer ese programa migratorio, que había sido suspendido oficialmente en junio de este año.

Por ahora, Washington se comprometió a responder a las peticiones de asilo en un plazo máximo de 180 días. Además, se designaron 22 jueces dedicados a la inmigración, que analizarán estos casos de modo particular.

En cuanto a la duración del programa, Encinas solo dijo que «no está definido un lapso«. «Están entrando en operación estas disposiciones, que esperemos que no se prolonguen eternamente, sino que sean como es, una situación de refugio, una situación de carácter extraordinario», apuntó.

Primera fase de MPP

El 24 de enero de 2019 comenzó la implementación de esta política, que fue ideada por la Administración del entonces presidente Donald Trump (2017-2021).

Mediante este plan, unos 68.000 migrantes, principalmente centroamericanos, fueron enviados a México para que esperasen ahí la resolución de sus peticiones de asilo, de acuerdo con información divulgada por el Departamento de Seguridad Nacional hasta el 21 de enero de 2021.

Aunque acató la resolución judicial sobre la reactivación de esta política, el Gobierno de Biden intentará pelear en tribunales el fin de ‘Quédate en México’.

A diferencia de lo ocurrido en la primera fase de implementación del programa, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. anunció el 2 de diciembre algunos cambios en esta nueva etapa, incluyendo que los migrantes inscritos serán vacunados contra el covid-19 y que tendrán comunicación con sus representantes legales durante las entrevistas y audiencias en las cortes estadounidenses.

-Publicidad-

Actualidad RT

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.