La agencia tributaria británica deposita por error más de 1 millón de dólares en la cuenta de una mujer y convierte su vida en «una pesadilla»

Una británica recibió un depósito de más de 1 millón de dólares en su cuenta bancaria de parte de la agencia de Rentas y Aduanas de Su Majestad (HMRC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido, y pasó más de un año esperando que la agencia tributaria se percatara del error y reclamara el dinero, informa The Guardian.

En agosto de 2020, Helen Peters (nombre falso) recibió inesperadamente un depósito de 774.839 libras esterlinas (aproximadamente 1.029.190 dólares). La mujer relató que esa experiencia fue «asombrosa, increíble, extraña», pero que rápidamente se convirtió en «una pesadilla». «Asumí que alguien se daría cuenta de que había cometido un gran error e inmediatamente exigiría la devolución del dinero. Pero nada pasó y el dinero se quedó en mi cuenta», dijo Peters.

 

Inicialmente, Helen intentó comunicarse por teléfono con la HMRC, pero «fue imposible«. Luego supuso que la agencia tributaria descubriría el error en el momento de pagar los impuestos, en noviembre de 2020, pero tampoco pasó nada. Entre tanto, la mujer empezó a tener problemas financieros y gastó cerca de 20.000 libras esterlinas (unos 26.500 dólares) del saldo bancario recién inflado, en la manutención de su hijo de 5 años y otras necesidades.

«No podía hacer nada»

«Tenía una gran cantidad de dinero que sabía que no podía gastar, pero no podía hacer nada al respecto en caso de que la HMRC quisiera recuperarlo todo de una vez«, relató Peters. Luego de 15 meses de haber recibido el depósito, ella se puso en contacto con The Guardian, puesto que quería devolver el dinero.

El periódico contactó con la agencia tributaria, y solo entonces se descubrió que un miembro del personal había cometido un error al realizar una devolución de unos 31 dólares a Helen por concepto de derechos de aduana de una encomienda.

Según The Guardian, la gran suma recibida por Peters no estaba destinada a otra persona ni empresa, y el error posiblemente nunca se hubiera detectado si la mujer no lo hubiera reportado. El mayor temor de Peterson era ser perseguida por la HMRC, puesto que existe una ley que tipifica como delito conservar dinero ajeno y no devolverlo a su propietario original.

La agencia tributaria se ha disculpado con Helen por «las molestias causadas», y las partes negocian un acuerdo para que Peters pague el dinero gastado en cuotas mensuales.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

-Publicidad-

Actualidad RT

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.