Gastar casi todo en lujos inmediatos, ahorrar poco y endeudarse: cómo vive la generación Z de China

"Estamos dispuestos a gastar el 40 % o más de nuestros ingresos en cosméticos, tratamientos estéticos y ropa", afirma Huang Hanwen, un 'live streamer' de 24 años.

En busca del reconocimiento en la sociedad, hoy en día muchos chinos jóvenes se enfocan en su estilo personal y el placer inmediato, objetivos que alcanzan a través del consumo. Los integrantes de la generación Z en China (nacidos entre 1995 y 2010) compran el 15 % de todos los artículos de lujo vendidos en el país, en comparación con un promedio mundial del 10 %. Sus gastos también representan el 13 % de sus ingresos familiares totales, frente a solo el 4 % promedio en los países occidentales, según datos de OC&C Strategy Consultants. Como consecuencia, están desempeñando un papel cada vez más importante en el impulso del desarrollo económico de China.

-Publicidad-

«Los jóvenes de mi edad están muy preocupados por su apariencia. Muchos de mis fans y yo estamos dispuestos a gastar el 40 % o más de nuestros ingresos en cosméticos, tratamientos estéticos y ropa», cuenta Huang Hanwen, un ‘live streamer’ de 24 años.

Internet juega un papel fundamental en la vida de la generación Z en China. Algunos, como Hanwen, ganan todo su salario mediante el uso de plataformas digitales y no dudan en gastar sus ingresos también en línea.

«Los consumidores chinos, especialmente la generación Z, se sienten muy cómodos comprando joyas y relojes de lujo en línea», dice Rocky Chi, jefe de planificación de Emerging Communications.

Por otro lado, a diferencia de las generaciones anteriores, los jóvenes de China tienen un sentido más fuerte de identidad con la cultura tradicional, lo que ha impulsado la demanda de marcas y productos nacionales que incorporan el estilo y la cultura tradicionales chinos.

«Ahora, muchas marcas emergentes de cosméticos y ropa de moda son nacionales. Por ejemplo, a muchos adolescentes les gusta Urban Revivo, que es una marca local en Cantón [ciudad portuaria al noroeste de Hong Kong]», señala Monica Liu, de 25 años, quien revela que gasta su salario completo cada mes en el alquiler de su vivienda y en comida, pero principalmente en tratamientos de belleza, ‘fitness’, viajes y ropa. «Viajar es imprescindible todos los meses», considera.

Ello demuestra otra de las particularidades de la generación Z china: no ahorra y se endeuda.

De acuerdo con los resultados de una encuesta realizada en 2019 por HSBC, la relación deuda-ingresos de los jóvenes de China nacidos en la década de 1990 había alcanzado un asombroso 1.850 %.

«Muchos de mis amigos tienen varias o hasta una docena de tarjetas de crédito al mismo tiempo y los préstamos en línea también son muy comunes», concluye Liu.

Comentarios
X