Bolsonaro dice que acabará con la deforestación ilegal antes de 2030 y se compromete a reducir un 40 % las emisiones

Pero desde que el ultraderechista llegó al poder hace más de dos años, las cifras de deforestación en la Amazonía no han parado de crecer.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este jueves en el marco de la Cumbre de Líderes sobre el Clima que acabará con la deforestación ilegal antes de 2030 y se comprometió a reducir en un 40 % las emisiones hasta esa fecha.

-Publicidad-

En su breve discurso, el ultraderechista se comprometió a reducir la emisiones en un 37 % para 2025 y en un 40 % hasta 2030.

Para los especialistas, la Cumbre del Clima supone uno de los mayores desafíos diplomáticos para Bolsonaro, más cercano a la anterior administración de Donald Trump y que se ha visto obligado a moderar su discurso con la llegada de Joe Biden a la presidencia.

También expone la falta de compromiso de su Gobierno con las metas que estableció cumplir al firmar el Acuerdo de Paris en 2015 y con las que se comprometió, entre otras cosas, a terminar con la deforestación ilegal en 2030.

Pero desde que llegó al poder hace más de dos años, las cifras de deforestación en la Amazonía no han parado de crecer. Entre agosto de 2019 y julio de 2020, la deforestación alcanzó 11.088 kilómetros cuadrados, un aumento del 9,5 % frente al mismo periodo del año anterior.

Durante la campaña electoral, Biden dijo que de ser electo conversaría con otras naciones para dar a Brasilia un fondo de 20.000 millones de dólares, con el objetivo de acabar con la deforestación. De inmediato, Bolsonaro rechazó la idea, afirmando que no aceptaría «sobornos, criminales demarcaciones o infundadas amenazas».

Bolsonaro rebaja el tono

Sin embargo, el propio Bolsonaro mandó la semana pasada una carta a su homólogo estadounidense pidiendo recursos para erradicar la deforestación ilegal para 2030. Washington pidió «acciones inmediatas» para lograr «resultados concretos».

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, afirma que si Brasil recibe 1.000 millones de dólares de ayuda de la comunidad internacional podría reducir hasta en un 40 % la deforestación ilegal de la selva amazónica.

La semana pasada, se anunció el reemplazo del superintendente policial del estado de Amazonas, Alexandre Saraiva, después de que este pidiese una investigación contra Salles por presuntamente entorpecer la actuación fiscalizadora del Gobierno en relación con delitos ambientales, como la tala ilegal.

Además de aumentar la deforestación, durante el gobierno de Bolsonaro – a favor de la explotación económica de reservas naturales y tierras indígenas- se han debilitado significativamente los órganos de fiscalización ambiental, como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), y se han flexibilizado las normas de protección ambiental.

Diferentes personalidades de Brasil, entre ellas varios exministros, enviaron una carta a los participantes de la Cumbre del Clima para advertir que «frente a la presión internacional y de la sociedad brasileña, el Gobierno de Bolsonaro ha cambiado su discurso, pero no de política«.

Comentarios
X