En tiempos pasados ​​en Comayagua, la tradición de las salidas al campo entre amigos, familias y parejas de novios

En tiempos pasados ​​en Comayagua, la tradición de las salidas al campo entre amigos, familias y parejas de novios

Era cuando Comayagua apenas contaba con cuatro barrios, una ciudad pequeña en ese entonces—si la comparamos con la actual Comayagua que se ha extendido exageradamente—de tal manera que aquellos cuatro barrios que tenía se han multiplicado para hoy ser una ciudad con más de 120 sectores entre barrios, colonias y residenciales.

En aquel tiempo al cual nos estamos remontando había bosque en abundancia, tanto en los solares de las casas, pero sobre todo en los alrededores de la Ciudad.

Y en los ríos de Comayagua: El Chiquito, El Humuya y El Selguapa, se miraba siempre—sobre todo a los niños—bañando y en competencia de natación.

Todavía la contaminación no había hecho presa de las aguas de los ríos de la Ciudad.

Siempre se les miraba muy caudalosos y con sus aguas transparentes.

Paz y tranquilidad se aspiraba en aquel ambiente de la Comayagua del tiempo al cual nos estamos remontando.

Para los paseos al campo o al bosque que se acostumbraba en aquellos lejanos tiempos las personas desde tempranas horas de la mañana hacían los preparativos del viaje.

El viaje o paseo al campo lo aprovechaban muchos de los jóvenes como una oportunidad para la cacería.

Y es que, era una época, en que la fauna abundaba en los bosques aledaños a Comayagua los ejemplares de cacería como venados, conejos, cusucos, garrobos, entre otros, era común encontrárselos y por ello es que en cada paseo que aquella gente hacía al campo no faltaba el arma, ya fuese pistola o rifle.

Pero, hubo en uno de aquellos paseos campestres una tragedia, que conmovió a los vecinos de Comayagua de aquella época.

Aquel paseo fue en un día domingo.

Iban varias parejas de novios.

Iba también en el paseo un joven de nombre Dolores Velásquez, conocido como LOLO, que no era tan cuerdo de la mente o como se dice popularmente …le fallaba el coco…

Se unió al paseo porque era costumbre de Lolo entrometerse entre grupo de personas sin haber sido invitado.

El destino de aquel paseo fue el Río Humuya que en ese entonces le adornaba un precioso caudal y en sus riberas se miraban árboles en abundancia y animales de diversas especies, saltando en el ramaje.

Se llegó la hora del almuerzo estando ya en una de las riberas del Río Humuya y cada pareja seleccionó un espacio para consumir el alimento.

Degustando el alimento están entre ameno diálogo cuando de repente se escucha un disparo.

Era Lolo que había apretado el gatillo del rifle de uno de los integrantes de aquel paseo campestre en contra de la novia de uno de ellos.

Desde entonces, cuando se le preguntaba a Lolo cómo le había quitado la vida a aquella muchacha en el Río Humuya, alzando los brazos en forma de rifle él contestaba: ¡PIN!

Desde entonces el pueblo de Comayagua le decía LOLO PIN.

Trato que a él no le gustaba y hasta aventaba piedras a gente que le trataba con tal epíteto.

Falleció Dolores Velásquez (alias “LOLO PIN”), en Comayagua, en la década de los años setenta del pasado siglo veinte.

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *